SR-71 Blackbird: Un avión "ultrasecreto" que llegó a ser famoso

Cuando tienes que vestir a un piloto como si se tratara de un astronauta; cuando tienes que fabricar un combustible especial que no podrás usar en ningún otro aparato; cuando volar a menos de tres veces la velocidad del sonido no compensa… entonces sabes que estamos hablando del SR-71 Blackbird.

Durante la Guerra Fría, los Estados Unidos necesitaban un sistema de reconocimiento estratégico que le permitiera espiar los movimientos del enemigo en cualquier lugar del mundo. Los satélites-espía aún no se habían desarrollado hasta el punto de poder prescindir de los reconocimientos aéreos, y la reciente Crisis de los misiles cubanos había demostrado que al Gran Perro Rojo no se le podía quitar el ojo de encima en ningún momento.

Por este motivo, y mientras en televisión hacían sus pinitos los primeros astronautas, en el mayor de los secretos se estaba diseñando y construyendo el avión más potente del mundo; un avión que volaría más alto y más rápido que ningún otro antes en la Historia. Antes de que el hombre pisara la luna, los pilotos del Blackbird sobrevolaban ya los países del Este de Europa e incluso la Unión Soviética recopilando datos de inteligencia militar.

Con sus motores Pratt & Whitney J58, el Blackbird era capaz de sobrepasar la velocidad de mach 3 (tres veces la velocidad del sonido), lo que le permitía evadir prácticamente cualquier arma que se le disparara. Por decirlo llanamente, el Blackbird podía volar más rápido y durante más tiempo que cualquier misil. El lector puede facilmente imaginar la impotencia que sentirían los controladores del espacio aéreo soviético cuando vieran a estos aviones entrar y salir de su país sin poder echarles el guante. Un simple puntito en el radar, desplazandose silenciosamente a cumplir su misión de espionaje.

En más de treinta años de servicio, ningún Blackbird fue abatido por el enemigo, aunque doce de ellos sufrieron accidentes que, sorprendentemente, sólo se cobraron una vida. Al contrario que con otros proyectos “ultrasecretos”, el SR-71 se labró toda una leyenda según la cual era el aparato más bello y perfecto jamás construido por el hombre. Escritores y directores de cine han utilizado al Blackbird en los argumentos de sus novelas y películas, atribuyendo a este avión proezas aéreas de todo tipo. Sin embargo, sí es cierto que el SR-71 aún ostenta hoy el record de velocidad en un vuelo entre Nueva York y Londres (1 hora y 52 minutos; aproximadamente una hora y cuarto menos que el Concorde), y el de vuelo de costa a costa dentro de los Estados Unidos, con 64 minutos (la duración típica de un vuelo comercial en este trayecto es de casi cinco horas).

Dice el refrán que: “algo tendrá el agua cuando la bendicen”. Bien, al Blackbird le pasa lo mismo. En 1990 la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF) retiró del servicio a los SR-71. La tecnología óptica de los satélites espía había dejado obsoleto a este bello artefacto. Sin embargo, volvieron a ponerlo en servicio entre los años 1997 y 1998, antes de decidir su retiro definitivo.

Pero en 2003, cuando los Estados Unidos invadieron Iraq, el gobierno americano se interesó de nuevo por la posibilidad de utilizar al Blackbird en misiones de reconocimiento aéreo. Por lo visto, los iraquíes no eran tontos y se sabían de memoria cuando pasaban los satélites espía (que tienen una órbita fija) para poner cara de buenos en la foto y esconder los famosos misiles Scud. A pesar de esto, la USAF rechazó seguir usando estos aparatos porque ya no era viable técnica y económicamente su puesta de nuevo en servicio.

Hoy los SR-71 Blackbird son las más cotizadas piezas de los museos de la aeronáutica de los Estados Unidos, donde la mayoría de los supervivientes se encuentran expuestos al público. Un digno final para un avión que proporcionó importantísima información de inteligencia a su país durante años y que supo ser útil incluso cuando ya había pasado su época dorada. Además, este avión está considerado como un símbolo de la superioridad tecnológica de los Estados Unidos en el tramo final del siglo XX.

Imagenes: Wikimedia Commons

2 pensamientos en “SR-71 Blackbird: Un avión "ultrasecreto" que llegó a ser famoso

  1. Cuando tienes que vestir a un piloto como si se tratara de un astronauta; cuando tienes que fabricar un combustible especial que no podrás usar en ningún otro aparato; cuando volar a menos de tres veces la velocidad del sonido no compensa… entonces

    ENTONCES:
    Cuando eres un apasionado de la AVIACION y realmente entiendes de ESTO…Simplemente con estos datos anteriores te das cuenta que eso es una MARAVILLA y lo seguira siendo rompiendo los esquemas de la fisica… Cosas que se creen imposibles…

  2. el sr-71 fue retirado por que los rusos sacaron el mig-31 que tenia avionica mas moderna y podia derribarlo con suma facilidad.

Deja un comentario