¿Prohibir o responsabilizarse? Ésa es la cuestión

Cuando cuatro crías se van a una fiesta de Haloween y terminan en el depósito de cadáveres muertas por aplastamiento, caben dos posibilidades: o bien se ha cometido una grave negligencia cuyas causas habrá que determinar en profundidad para evitar nuevas desgracias, o bien estas cosas ocurren sin que pueda hacerse nada para evitarlo, en cuyo caso lo mejor es prohibir eventos como el del otro día en el Madrid Arena.

En el primero de los casos, una investigación a fondo del asunto debería esclarecer las responsabilidades civiles y penales tanto de los organizadores de la fiesta como de los cargos políticos y funcionarios encargados de hacer cumplir las leyes y ordenanzas municipales. Al final, quieran ellos o no, la justicia tendrá que hacerse cargo del tema, aunque sólo sea para que las familias de las víctimas obtengan una ínfima reparación del daño causado.

Pero la no asunción de responsabilidades por parte de las autoridades, con la salida facilona de la señora alcaldesa sobre prohibir los eventos multitudinarios en instalaciones municipales tendrá como nefasto resultado que, pasado un tiempo, cuando esta tragedia no sea más que un recuerdo, más gente vuelva a morir en otro evento de masas porque nadie se preocupó en investigar lo sucedido y en crear a partir de lo investigado unos protocolos de seguridad que eviten las aglomeraciones en espacios cerrados.

O podría ser que la decisión municipal de prohibir este tipo de actos responda a un intento por salvar sus municipales culos de un marrón de consecuencias imprevisibles, toda vez que parece evidente que se hizo dejación de funciones en cuanto a la inspección de la fiesta del Madrid Arena que se tradujo en una insuficiente seguridad interior y exterior y un exagerado exceso de aforo. Las informaciones en prensa sobre relaciones personales entre los organizadores y altos cargos municipales, desde luego, no ayudan a tranquilizarnos. ¿Quién vigila a los vigilantes que son amiguetes de los que deben ser vigilados?

Un pensamiento en “¿Prohibir o responsabilizarse? Ésa es la cuestión

Deja un comentario