No quiero ser malpensado, pero…

…estoy viviendo toda esta polémica sobre las aspiraciones independentistas de Cataluña con mucho escepticismo. Me explicaré:

Ambos partidos gobernantes, tanto en España como en Cataluña, son los únicos que siguen manteniendo que la solución a la actual crisis es su política de recortes salvajes, que tantas penurias están haciendo pasar a millones de personas. Ni qué decir tiene que esta política les va a pasar factura en las próximas elecciones, a menos que…

…A menos que tanto Mariano Rajoy como Artur Mas encuentren una forma de galvanizar los sentimientos nacionalistas tanto de nacionalistas catalanes como de nacionalistas españoles hasta el punto de hacerles olvidar sus nefastas acciones de gobierno, y centrar la atención de la opinión pública en el “enemigo exterior”, en un problema de identidad nacional que sea capaz de motivar a la gente para soportar cualquier cosa que estos gobiernos de ultraderecha quieran echarnos encima.

Así que mucho cuidadito con las declaraciones grandilocuentes respecto a la cuestión catalana, porque detrás podría haber una estrategia acordada entre dos dirigentes políticos en apuros para salvar sus respectivos culos aunque sea a costa de buscarnos a todos mucho más que una ruina.

Carta oberta al señor Joan Puigcercós

Señor Puigcercós:

Li escric aquestes línies en català, per que ho entengui millor, y espero que sàpiga perdonar la meva ortografía. En qualsevol cas, seré breu:

Vostè no té la més mínima vergonya!

O sigui, que en Andalucía no hi paguem impostos, eh? I llavors, per qué s’em lleven del meu sou tots aquests diners? Com es pot tenir la cara tan dura de dir aquestes coses? Doncs jo li diré que quan un té por de la Agencia Tributaria es que té alguna cosa que amagar. En el meu cas, ja pot venir la Agencia a veure tot el que guanyo y tot el que hi pago. Jo no tic por, però sembla que vosté sí.

Com diría l’enyorat Labordeta: ¡Hala a la mierda, hombre!